Centro Integral de Diagnóstico y Tratamiento de Enfermedades de la Sangre

SÍNDROMES MIELODISPLÁSICOS

Los síndromes mielodisplásicos son un grupo de trastornos causados por células sanguíneas mal formadas o que no funcionan bien. Los síndromes mielodisplásicos son el resultado de algún problema en el material esponjoso situado dentro de los huesos donde se fabrican las células sanguíneas (médula ósea). El tratamiento para los síndromes mielodisplásicos, generalmente, se enfoca en reducir o prevenir las complicaciones de la enfermedad y sus tratamientos. En algunos casos, el tratamiento podría implicar quimioterapia o un trasplante de médula ósea.

Importante
  • El signo más común es la anemia, lo que significa que no hay suficientes glóbulos rojos maduros para transportar oxígeno. Ante la presencia de anemia, infecciones o hemorragia, se debe solicitar un análisis de sangre para obtener un recuento de cada clase de células sanguineas en el que se pueden o no apreciar formas inmaduras pero siempre menor al 20 % ya que un porcentaje mayor constituiría un diagnóstico de leucemia. Si los resultados de los análisis de sangre no son normales, el médico podría hacer un aspirado y/o biopsia de médula ósea para determinar el tipo de enfermedad que se padece y planificar el mejor tratamiento
  • También es posible que no haya suficientes glóbulos blancos en la sangre para combatir las infecciones. Si el número de las plaquetas de la sangre está por debajo de lo normal, la persona puede sangrar o sufrir la aparición de hematomas más fácilmente de lo habitual. Se debe acudir al doctor si uno tiene hemorragias sin razón aparente, si le salen moretones con más facilidad de lo normal, si tiene una infección que no se cura o si se siente cansado todo el tiempo.
  • Es posible desarrollar un síndrome mielodisplásico después de recibir un tratamiento con medicamentos o radioterapia para otras enfermedades, o sin que haya una causa conocida. Los síndromes mielodisplásicos pueden convertirse en leucemia mieloide aguda, un tipo de enfermedad maligna en la que se producen demasiados glóbulos blancos.
Síntomas

Los síndromes mielodisplásicos rara vez causan signos o síntomas en las primeras etapas. Con el tiempo, los síndromes mielodisplásicos pueden causar lo siguiente:

  • Fatiga
  • Falta de aire
  • Palidez inusual que se produce por un recuento bajo de glóbulos rojos (anemia)
  • Hematomas o sangrado inusuales o que se producen fácilmente, que ocurren debido a un recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia)
  • Manchas rojas del tamaño de una cabeza de alfiler justo debajo de la piel, producidas por el sangrado (petequias)
  • Infecciones frecuentes que se producen por un recuento bajo de glóbulos blancos (leucopenia)
Causas

En las personas sanas, la médula ósea fabrica nuevas células sanguíneas inmaduras que maduran con el tiempo. Los síndromes mielodisplásicos se producen cuando algo interrumpe este proceso y, como resultado, las células sanguíneas no maduran. En lugar de desarrollarse normalmente, las células sanguíneas mueren en la médula ósea o en cuanto ingresan al torrente sanguíneo. Con el tiempo, hay más células defectuosas e inmaduras que sanas, lo que provoca problemas como fatiga por anemia, infecciones por leucopenia y sangradas por trombocitopenia. Algunos síndromes mielodisplásicos no tienen una causa conocida. Otros son causados por la exposición a tratamientos oncológicos, como la quimioterapia y la radiación, a productos químicos tóxicos, como el tabaco, el benceno y los pesticidas, o a metales pesados, como el plomo.

Tipos de síndromes mielodisplásicos

La Organización Mundial de la Salud divide los síndromes mielodisplásicos en subtipos según el tipo de células sanguíneas en cuestión: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Los subtipos de síndromes mielodisplásicos incluyen los siguientes:

  • Síndrome mielodisplásico con displasia unilinaje. Uno de los tres tipos de células sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas) tiene un recuento bajo y aspecto anormal en el microscopio.
  • Síndrome mielodisplásico con displasia multilinaje. En este síndrome, dos o tres tipos de células sanguíneas son anormales.
  • Síndrome mielodisplásico con sideroblastos anillados. Este tipo, que comprende dos subtipos, implica un recuento bajo de uno o más tipos de células sanguíneas. Un rasgo característico es que los glóbulos rojos existentes en la médula ósea contienen un anillo de exceso de hierro llamado «sideroblasto».
  • Síndrome mielodisplásico relacionado con una anomalía cromosómica aislada con deleción. Las personas con este síndrome tienen un bajo recuento de glóbulos rojos, y las células tienen una mutación específica en su ADN.
  • Síndrome mielodisplásico con exceso de blastos: tipos 1 y 2. En estos dos síndromes, alguno de los tres tipos de células sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas) podría tener un recuento bajo y aspecto anormal en el microscopio. En la sangre y en la médula ósea, se encuentran células sanguíneas muy inmaduras (blastos).
  • Síndrome mielodisplásico, no clasificable. En este síndrome poco frecuente, hay un recuento reducido de uno de los tres tipos de células sanguíneas maduras, y los glóbulos blancos o las plaquetas aparecen alterados bajo el microscopio.
Factores de riesgo

Algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer síndromes mielodisplásicos son los siguientes:

  • Edad avanzada. La mayoría de las personas con síndromes mielodisplásicos tienen más de 60 años.
  • Tratamiento con quimioterapia o radiación. La quimioterapia o la radioterapia, que se usan frecuentemente para tratar el cáncer, pueden aumentar el riesgo de tener síndromes mielodisplásicos.
  • Exposición a ciertas sustancias químicas. Las sustancias químicas relacionadas con los síndromes mielodisplásicos comprenden humo de tabaco, plaguicidas y sustancias químicas industriales, como el benceno.
  • Exposición a metales pesados. Entre los metales pesados relacionados con los síndromes mielodisplásicos están el plomo y el mercurio.
Complicaciones

Las complicaciones de los síndromes mielodisplásicos comprenden lo siguiente:

  • Anemia. La disminución en la cantidad de glóbulos rojos puede causar anemia, lo cual suele hacer que te sientas cansado.
  • Infecciones recurrentes. El tener muy pocos glóbulos blancos aumenta el riesgo de contraer infecciones graves.
  • Sangrado que no se detiene. La falta de plaquetas en la sangre para detener el sangrado puede ocasionar sangrado excesivo.
  • Mayor riesgo de padecer cáncer. Con el tiempo, algunas personas con síndromes mielodisplásicos podrían presentar cáncer de las células sanguíneas (leucemia).